Consejos para mejorar la POSTURA frente a la COMPUTADORA

5 consejos para mejorar tu postura frente a la computadora

En muchos lugares de trabajo, la mayoría de las personas pasan su jornada laboral frente a la computadora, provocando dolor en cuello, hombros, espalda y muñecas.

Pero la prevención es mejor que la cura, y aquí te dejo 5 consejos para mejorar tu postura para que te sientas cómodo y productivo en tu oficina.

Consejo 1. Tu silla a tu medida.

Tu cadera debe estar en el asiento lo más atrás posible. Ajusta la altura de tu silla a tal nivel que tus pies estén en contacto completo con el piso y tus rodillas
a nivel de tus caderas.

Ajusta el respaldo de tu silla en un ángulo entre 100 y 110°, asegurando que tanto la parte superior como la inferior de tu espalda estén en apoyo completo. Puedes usar pequeños cojines o refuerzos lumbares si es necesario.

Por último, ajusta los descansabrazos a tal nivel que tus hombros estén relajados.  Si los descansabrazos te estorban, siéntete en confianza de retirarlos.

Consejo 2. Tu teclado a nivel adecuado.

Coloca el teclado directamente frente a tu cuerpo, además de colocarlo a una altura donde tus hombros estén relajados y tus muñecas y manos estén rectas (evitando
que se doblen en exceso).

Si es necesario, puedes usar reposamuñecas para evitar lastimar muñecas y manos.

Consejo 3. Tu pantalla donde no te daña.

La pantalla de tu computadora debe estar a la altura de tus ojos y de frente a ellos para mantener cabeza y cuello rectos. Girar el cuello para mirar la pantalla es uno de los errores más frecuentes y que pueden ser perjudiciales. La distancia ideal entre la pantalla y tu es de 40 centímetros aproximadamente.

Consejo 4. El brillo en tus ojos puede ser perjudicial.

Acomoda tu computadora de tal manera que el reflejo de luz que entra por las ventanas no lastime tus ojos, o que tengas que modificar tu postura para evitarla.

Además, puedes apoyarte de cortinas o persianas así como de filtros de pantalla para evitar la fatiga en tu vista.

Consejo 5. ¡A tomar un descanso!

Una vez que ya acomodaste tu estación de trabajo, es momento de usar buenos hábitos laborales. No importa que tan perfecta esté tu área de trabajo, las posturas estáticas por tiempos prolongados van a limitar el flujo sanguíneo y causarte estragos.

Por cada 30 minutos de trabajo hay que realizar estiramientos que duren 1 a 2 minutos. Después de cada hora de trabajo, es momento de tomar un descanso de 5 a 10 minutos. ¡Mantente en movimiento tanto como sea posible!

Consejo Extra.

El fisioterapeuta podrá mostrarte los ejercicios más adecuados para ti, además de tratarte la zona y evitar que te la lesiones. Aprovecha tus horas libres del día para reforzar la espalda con clases de Pilates o Espalda Sana.

Sigue estos sencillos consejos y juntos evitaremos lesiones y mejoraremos el rendimiento en tu puesto de trabajo.